miércoles, 20 de marzo de 2013

Paisajes


“Este paisaje es un manuscrito con la frase más bella cortada”

Fernando Pessoa, “Hora absurda”

 


Ella trastabilló y cayó en mi sexo. Terminó lo que había empezado y se fue sin saludar: qué mal educada me dije ya no hay respeto comenté dónde iremos a parar maldije un rato después que el sol se había ido.
 

Suave rumor que en sus ojos va lloviendo entre neblinas. Pone sus brazos en cruz y se vuelve a morder el labio inferior. Quedan chispas de ese desierto, sales en las rocas desolladas por el viento. Ahora mirá eso que fue. La luna lagrimea un arco iris.
 
Ella es la sombra de una mujer atrapada entre su sexo y el resto de los mortales: se comería bosques, bebería océanos de hombres dispuestos y bronceados. Su sombra es una jauría de termitas, una manada de pájaros que no dejan ni el aire por el que acaban de volar.
 
Cruzaba la muerte pisando los charcos y la muerte le guiñaba uno de sus mil ojos. Volaba bajito esa mujer: era de papel: era como una palabra hermosa que amanecía en el medio de uno, y uno reventaba su corazón contra sus propias costillas.

No hay comentarios: