viernes, 11 de noviembre de 2011

Violin y otras cuestiones.



“Los poetas son los legisladores
no reconocidos del mundo”
Shelley

Qué bueno que la gente de página/12 se hayan dado cuenta que, poner a la venta todos los libros de Gelman cada domingo era un acierto, no sé si comercial, pero sin duda cultural. Libros a bajo precio, de calidad regular, aunque esto es lo de menos: la poética de Juan Gelman es hoy una especie de isla redescubierta que hay que salir a explorar sólo para darse cuenta que el poeta sugiere una voz propia y única en la literatura iberoamericana desde su origen.
Y quizá sea esto lo más interesante: tiene un tono, un ritmo, juega con ciertas palabras-clave, que recorrerán toda su obra poética. Una idea de estilo pero llevado al extremo. Uno podría leer algunos de los poemas del libro sin saber quién es el autor y sentir la raíz gelmaniana. Su poética es un caso singular de estilo fuertemente definido. Astor Piazzolla tiene ésta misma característica en lo musical, y la comparación no es vana: la música y, específicamente el tango, está en el centro de estos dos artistas. Y esto es notorio cuando uno puede escuchar a Juan leyendo su propia obra.

( http://www.youtube.com/watch?v=go5tjMs11EI )

“Violín y otras cuestiones” es su primer libro, editado en 1956 y con prólogo de otro gran poeta: Raúl Gonzalez Tuñón, quien descubre fascinado a éste joven poeta, que es sin duda, la única forma en que uno puede leer éstas páginas, frescas, comprometidas, dulcísimas: con una fascinación y una sorpresa contínua. Poemas como “Mujer encinta”, “Niños: Corea 1952” “Un viejo asunto” y “Final” recorren la gama temático-estilística de la cual, por suerte, Juan Gelman nunca saldrá: la muerte, la política, el amor, la poesía, son los temas básicos donde va a pararse para generar una obra que hoy es reconocida como fundamental para la literatura iberoamericana.

No hay comentarios: